7

Alinear a Occidente para un mundo incierto

LONDRES – En 2016, el Reino Unido tomó la decisión trascendental de abandonar la Unión Europea, Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos y muchos países europeos siguieron lidiando con desafíos internos. A la UE se la ve menos estable que en cualquier otro momento de mi vida.

Existen fuerzas comunes que nos condujeron a este lugar peligroso y es mucho más importante que nunca que las democracias desarrolladas se unan para hacerles frente. Es triste, pero está sucediendo lo contrario. Justo cuando Occidente necesita una alineación entre Estados Unidos, el Reino Unido y la UE, las políticas nacionales lo están despedazando.

Al interior de Europa, hay tres desafíos importantes. El primero es el Brexit, el mayor acontecimiento en la política británica en una generación. Muchos piensan que retirarse de la UE es un error; pero es lo que decidió más de la mitad de los que votaron, de modo que ahora tenemos que implementarlo. No será fácil. Traducir el voto en políticas será como desactivar una bomba: determinar qué cables cortar requerirá de un enorme cuidado.

Si el gobierno de la primera ministra Theresa May se centra en lo que realmente importa en las negociaciones inminentes con la UE, podemos ser cautelosamente optimistas de que regresará con un buen acuerdo. Europa tiene un claro interés económico en mantener cerca al Reino Unido, y necesita las capacidades diplomáticas, militares y de inteligencia del Reino Unido. El Reino Unido también tiene una fuerte relación con Estados Unidos, y seguirá siendo una parte importante del eje de seguridad transatlántico.