Energía para los más pobres

BREMEN – Un estimado de 1,2 mil millones de personas en todo el mundo, incluidas entre ellas 550 millones en África y 400 millones en la India, no tienen acceso a la electricidad. La mayoría vive en zonas rurales donde la población es escasa y los  ingresos son bajos, lo que hace que sea poco rentable conectar los hogares y negocios a una red de distribución de energía eléctrica. Tampoco es viable generar energía a nivel local con un generador a diesel, debido a los altos costos del combustible y la necesidad de una importante inversión inicial.

Un suministro estable de electricidad a precios asequibles es un requisito previo para el desarrollo económico. De hecho, las consecuencias que sufren las personas que viven sin electricidad pueden ser nefastas: se pueden ver privadas de una atención de salud adecuada, o puede que no tengan la capacidad de almacenar alimentos frescos. Sin embargo, existe una solución, basada en el uso local de energía renovable, que requiere de una inversión inicial mínima y puede ser ampliada con el paso del tiempo.

Este abordaje que requiere la inversión de pocos recursos se basa en el uso de energía fotovoltaica –  una tecnología simple, universal y escalable, y que además es de fácil mantenimiento. Por lo general, en la primera etapa de este proceso, los consumidores podrían utilizar una fuente de energía renovable, tal como la iluminación LED, y vender cualquier excedente de energía hasta que ahorren el dinero suficiente para comprar aceite para lámparas (en cuya compra los africanos gastan alrededor de 20 mil millones dólares al año).

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/enfPGMv/es;