0

El retorno de la Rusia de Weimar

La expresión "Rusia de Weimar" apareció por primera vez hace cerca de 13 años, en el punto culminante de la confrontación entre el entonces Presidente Boris Yeltsin y el Soviet Supremo, que terminó cuando los tanques de Yeltsin rodearon el parlamento. El significado era claro para todos: la Rusia de Weimar, al igual que la Alemania de Weimar, significaba una república débil que es atacada desde dentro por nacionalistas que anhelaban restablecer métodos autoritarios.

A fines de los 90 y en los primeros años de la presente década, los problemas que hicieron surgir temores de un estado disfuncional parecieron difuminarse. No obstante, en los últimos 18 meses el espectro de Weimar nuevamente ha comenzado a perseguir a Rusia.

Si se la lleva a sus extremos, la respuesta de la sociedad rusa a su dolorosa modernización podría degenerar en una revolución nacionalista encabezada por xenófobos.

Es posible una respuesta conservadora diferente y saludable si los restos rotos de las viejas hebras, desgarradas por la acción de la modernización poscomunista, son capaces de reconectarse y crecer juntos de un modo nuevo.