Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

pazarbasioglu1_peshkov_worldmapdownarrowsdigital peshkov/Getty Images

Malas noticias para los más pobres del mundo

WASHINGTON DC – El ámbito económico mundial se está acidificando. En su reunión en Fukuoka, Japón, a principios del mes de junio, los ministros de finanzas del G20 y los gobernadores de los bancos centrales advirtieron que el crecimiento económico sigue siendo débil, y que los riesgos aún se inclinan a la baja. Justo unos días antes de esa reunión, el Banco Mundial redujo su pronóstico de crecimiento mundial para el año 2019 al 2,6%, (la tasa más baja en tres años) y pronosticó que el crecimiento seguirá siendo moderado durante el período 2020-2021.

Estos titulares ocultan una historia incluso más sombría: el empeoramiento de la difícil situación de las personas más pobres del mundo. Debido a que una economía mundial más débil dificulta aún más la salida de la pobreza de dichas personas, el mundo debe apoyar una gama de políticas audaces para ayudarlas.

Sabemos por reciente experiencia lo que se debe hacer. Entre los años 2001 y 2019, el número de países de bajos ingresos, en los que el ingreso per cápita anual es inferior a $995, se redujo casi a la mitad (de 64 a 34), ya que 32 países de bajos ingresos alcanzaron la categoría de ingresos medios, mientras que sólo dos nuevos países se unieron al grupo de países con bajos ingresos. Este notable avance alcanzado durante una sola generación – avance que es el resultado de un fuerte crecimiento, mejores políticas y, en algunos casos, simple suerte – sacó a millones de personas de la pobreza.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/KOULFRies;
  1. slaughter74_Feodora ChioseaGetty Images_genderinequalitybusinessscale Feodora Chiosea/Getty Images

    The War on Talent

    Anne-Marie Slaughter & Monica Chellam

    A growing body of research suggests that CEOs share more relevant traits with Chief Human Resources Officers than with those of any other C-Suite position. But while CHROs may have a seat at the table, that seat’s occupant – more often than not a woman – is still least likely to become CEO.

    0