banana tree Wally Gobetz/Flickr

El desperdicio de la comida en un mundo hambriento

OTTAWA – Una cuarta parte de toda la comida del mundo se pierde todos los años, por  recolecciones deficientes, almacenamiento inadecuado y desperdicio en las cocinas. Si se redujera a la mitad ese despilfarro, el mundo podría alimentar a 1.000 millones de personas más y convertir el hambre en una cosa del pasado.

La magnitud de la pérdida de comida resulta particularmente mortificante a la vista de un nuevo estudio mundial sobre la seguridad alimentaria de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Según la FAO, cincuenta y siete países en desarrollo no han logrado el objetivo de desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la proporción de personas hambrientas en este año. Una de cada nueve personas del planeta –795 millones en total– sigue acostándose hambrienta.

Naturalmente, también ha habido avances notables: en los veinticinco últimos años, el mundo ha alimentado a dos mil millones más de personas y, pese a los cincuenta y siete fracasos, el mundo en desarrollo en conjunto casi ha reducido a la mitad su tasa de hambre, pero el imperativo es el de mantener los avances: de aquí a 2050, la demanda de comida casi se habrá duplicado. Una razón es la de que a esas alturas el mundo tendrá otros dos mil millones de bocas que alimentar; una segunda razón será el apetito en aumento de una nueva clase media en repentino ascenso.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/Mr5hNTZes