0

Caminar entre gigantes

PARIS –Después de la Cumbre del G20 celebrada en Pittsburg el año pasado, los funcionarios europeos y estadounidenses insistieron en que ser miembro de ese grupo imponía “nuevas responsabilidades”. Invitaron a los encargados del diseño de las políticas de los gigantes emergentes a participar más en la formulación de un nuevo marco económico global –con lo que implícitamente sugerían que hasta entonces no lo habían hecho.

No obstante, las pruebas no apoyan esa opinión. Brasil, China, la India, Corea y México ya habían estado desempeñando un papel decisivo en dos áreas importantes: el régimen global de comercio y el manejo de la crisis económica mundial; falta por ver si también lo harán en un tercer ámbito: el calentamiento global.

Pocos parecen darse cuenta de la contribución fundamental de las economías emergentes al éxito del régimen global de comercio actual. Durante las últimas tres décadas, el éxito impresionante de la liberalización comercial de China ha contribuido más a convencer a otros países en desarrollo de las ventajas del comercio que todas las exhortaciones de los países de la OCDE.

Igualmente, entre los miembros de la Organización Mundial del Comercio China ha hecho el mayor compromiso para liberalizar los servicios, la India ha planteado la cuestión de una liberalización más amplia en ese tema y Brasil ha sido fundamental para debilitar el proteccionismo estadounidense y europeo en el sector agrícola. Durante las negociaciones ministeriales clave de la OMC de julio de 2008, Brasil fue el negociador más activo. El fracaso de esas negociaciones se atribuye principalmente a la India y los Estados Unidos, pero la mayoría de los observadores parecen estar de acuerdo en que la responsabilidad de los estadounidenses fue mayor.