tatic1_Andrey SuslovGetty Images_cms Andrey Suslov/Getty Images

No compren bezosware

PRAGA – La tecnología ha sido considerada tanto la causa como la cura de la desmejorada salud de los medios de difusión. Cuando Internet dio por tierra con el modelo de negocios de las organizaciones de noticias tradicionales a mediados de la década de 1990, las tecnologías subsiguientes —desde las redes sociales hasta los micropagos— crearon los cimientos de un nuevo modelo. Actualmente, sin embargo, la innovación vuelve a amenazar la salud del periodismo y esta vez el daño es en gran medida autoinfligido.

Las redacciones modernas dependen de los sistemas de gestión de contenidos (CMS, por su sigla en inglés) que permiten a los periodistas planificar, escribir, editar y publicar los textos de las noticias. Sin embargo, casi todos los periodistas tienen alguna historia de terror sobre los CMS que usan en sus publicaciones. Hace unos pocos años, la revista de negocios Digiday compiló algunas de esas historias y mostró una imagen devastadora de contenidos y tiempo perdidos. En palabras de un escritor, trabajar con el CMS de su editorial «era un frenesí desastroso».

Los grandes medios —especialmente Vox Media y el Washington Post— ven oportunidades en el caos de los CMS y están promocionando sus propios sistemas para terceros. ¿Por qué de pronto estas organizaciones están tan interesadas en vender sus herramientas internas a otros medios?

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/8eDE6zies