El aula mundial

MOUNTAIN VIEW, CALIFORNIA – Cuando yo era profesor en la Universidad de Stanford en el decenio de 1970, estaba siempre buscando formas como la tecnología podía ayudar a mejorar el aprendizaje. La gran innovación de aquella época fue la de que se transmitieran mis clases en la zona de la bahía de San Francisco. Incluso enviábamos cintas de vídeo a lugares más lejanos.

En la actualidad, los profesores graban y cuelgan sus clases en la red Internet, gracias a la cual estudiantes de todo el mundo pueden verlas y escucharlas todas las veces que quieran. La educación –uno de los últimos grandes sectores económicos que se han  transformado por la era digital– está a punto de experimentar una revolución. ¿Y por qué no habría de digitalizársela? La Red es el combustible del siglo XXI e impulsará a los estudiantes de todas las edades, de todos los rincones del planeta, hacia un futuro logrado.

Por ejemplo, los cursos en línea, en gran escala y abiertos (Massive Open Online Courses, MOOC) ofrecen clases de enseñanza superior de  calidad y gratuitas o baratas a centenares de miles de personas en la red Internet, lo que facilita el aprendizaje de lo que quiera que se desee y dondequiera que se esté. Veo oportunidades similares para las enseñanzas primaria y secundaria en el futuro.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/j91d5b6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.