1

La delincuencia en la República de Venezuela

WASHINGTON, DC – El reciente secuestro de Carlos Pujalte, embajador de México en Venezuela da una muy mala imagen de la decadente seguridad pública venezolana. El año pasado varios diplomáticos sufrieron la misma suerte en Caracas, capital de Venezuela.

En años recientes, el índice delictivo de Venezuela ha aumentado más que el de cualquier otro país latinoamericano. En 1998, cuando se eligió por primera vez al presidente Hugo Chávez, se registraron 4,550 asesinatos. Para 2011 esa cifra se había disparado a 19,336 –un número impactante que supera el total de asesinatos en los Estados Unidos y en la Unión Europea combinados.

Actualmente, con una tasa de homicidios de 67 de cada 100,000 personas, sólo Honduras y El Salvador superan a Venezuela. La situación es especialmente grave en Caracas, que muy probablemente se ha convertido en la ciudad más peligrosa del mundo. Registra aproximadamente 210 asesinatos por cada 100,000 habitantes, por lo que la tasa de homicidios de la ciudad ahora ha rebasado la de Ciudad Juárez, México –primera línea de batalla de la guerra contra las drogas en América Latina.

La debacle de seguridad en Venezuela es aleccionadora y trágica al mismo tiempo. Es una enseñanza sobre los límites de las explicaciones, recetas y predicciones fáciles cuando se trata el tema de la criminalidad.