0

Vaclav Havel: el disidente en el poder

La vida de Vaclav Havel, que termina su cargo de presidente de la República Checa, podría servir como inspiración para una de sus propias obras de teatro del absurdo. Nacido en 1936 en una de las más adineradas familias checas, Havel fue uno de los perseguidos debido a sus "orígenes de clase erróneos", después de la toma del poder por los comunistas en 1948.

Havel desafió este destino al erigirse durante los años 60 en uno de los más importantes autores teatrales de Europa, sólo para convertirse nuevamente en un paria tras la invasión soviética de Checoslovaquia, que aplastó al movimiento reformista de la "Primavera de Praga" en 1968. Pero regresó para liderar la pequeña comunidad disidente de su país. Famoso en todo el mundo por sus escritos y su lucha contra el comunismo, soportó un acoso incesante, incluyendo cinco años de prisión a comienzos de la década de 1980. De hecho, había sido recién liberado de otro periodo en la cárcel cuando la "Revolución de Terciopelo" de noviembre de 1989 lo catapultó a la presidencia.

Es imposible separar a Havel, el autor de teatro, de Havel, el disidente, o Havel, el líder político. Sus primeras obras fueron políticas y ridiculizaban las frases huecas de la retórica comunista. Incluso durante la liberal Primavera de Praga, Havel siguió discrepando y nunca aceptó la idea de un "socialismo de rostro humano", argumentando que la democracia real era la única alternativa al comunismo. Más tarde, como disidente, Havel continuó escribiendo, convirtiéndose además en el líder no oficial de la oposición anticomunista. Y años después se erigió en líder de dicha oposición en su momento de triunfo.

Un disidente en el cargo de presidente es algo necesariamente poco ortodoxo. Havel continuó escribiendo, cambiando su género de obras teatrales a ensayos y discursos, la mayor parte de los cuales son, de hecho, escritos filosóficos. En efecto, continuamente planteó ideas (sobre los peligros de la globalización, sobre la necesidad de una responsabilidad global, sobre su visión de Europa como una federación de estados) antes de que otros líderes políticos se atrevieran a hacerlo.