American Migrant Workers John Moore/Getty Images

El déficit comercial estadounidense empieza en casa

NEW HAVEN – Gracias a la siembra del miedo en la campaña presidencial estadounidense, el debate sobre el comercio y su impacto para los trabajadores está siendo distorsionado en ambos extremos del espectro político del país. Desde los ataques contra China por parte de la derecha hasta la reacción frente al Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por su sigla en inglés) de la izquierda, los políticos de ambos partidos han calificado incorrectamente al comercio exterior como la mayor amenaza económica para el país.

En 2015 Estados Unidos mantenía déficits comerciales con 101 países: un déficit comercial multilateral en la jerga económica. Pero no se puede atribuir esto a uno o dos «malos actores», como invariablemente hacen los políticos. Es verdad, China —el chivo expiatorio favorito de todos— representa la mayor parte de este desequilibrio. Pero los déficits combinados de los otros 100 países son aún mayores.

Lo que los candidatos no dicen al pueblo estadounidense sobre el déficit comercial es que las presiones que genera sobre los trabajadores de clase media en apuros derivan de problemas locales. De hecho, el verdadero motivo por el cual EE. UU. tiene un déficit comercial multilateral tan gigantesco es que los estadounidenses no ahorran.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/9MmVu7d/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.