Tax reform protest Saul Loeb/Getty Images

El sistema estadounidense dejó de funcionar

BERKELEY – El proyecto de reforma impositiva en el que los republicanos vienen trabajando obstinadamente en el Congreso de los Estados Unidos no es tan importante como muchos lo pintan. Es una noticia mediana. La gran noticia (una noticia mucho más grave y ominosa) es otra.

Por supuesto, mediano no es lo mismo que nada. Si el proyecto impositivo supera el último obstáculo (una comisión bicameral debe compatibilizar la versión aprobada por el Senado con la de la Cámara de Representantes) y se convierte en ley, complicará considerablemente el sistema tributario, ya que creará muchos vacíos legales. No tendrá ningún impacto (positivo o negativo) sobre el crecimiento económico, pero sí sobre las finanzas públicas, al provocar una merma de la recaudación equivalente a cerca del 1% del producto nacional.

Ese faltante de recursos se transferirá casi seguro al 1% más rico, con lo que su participación en el ingreso total pasará de 22% a 23%. El más beneficiado será el 0,01% superior, cuya participación crecerá de 5,1% a 5,5%. En este sentido, el plan impositivo será un ladrillo más (no un ladrillo enorme, sólo un ladrillo mediano) en el cada vez más impenetrable muro de protección de la plutocracia estadounidense.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/F4oRFkh/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.