Inmates in the USA David Mcnew/Getty Images

La guerra de la plutocracia estadounidense contra el desarrollo sostenible

NUEVA YORK – La plutocracia estadounidense ha declarado la guerra al desarrollo sostenible. Multimillonarios como Charles y David Koch (petróleo y gas), Robert Mercer (finanzas) y Sheldon Adelson (casinos) juegan a la política para su beneficio económico personal. Financian a políticos republicanos que se comprometen a rebajar sus impuestos, desregular sus industrias e ignorar las advertencias de las ciencias medioambientales, en especial de las ciencias climáticas.

Si se mide el avance hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, Estados Unidos se situó en el puesto 42 de 157 países, muy por debajo de casi todos los demás países de altos ingresos, en una reciente clasificación del Índice de ODS en cuya dirección participo, dejando perplejo al autor danés Bjorn Lomborg. ¿Cómo puede un país tan rico obtener un puntaje tan bajo? “Es popular y fácil atacar a Estados Unidos”, conjeturó.

Pero esto no se trata de criticar a Estados Unidos. El Índice de ODS se basa en datos comparables internacionalmente pertinentes a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para 157 países. El verdadero punto es este: el desarrollo sostenible abarca la inclusión social y la sostenibilidad ambiental, no solo la riqueza. Estados Unidos se ubica muy por detrás de otros países de altos ingresos porque su plutocracia le ha dado la espalda a la justicia social y la sostenibilidad ambiental durante muchos años.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/d4PVlPE/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.