Mark Wilson/Getty Images

La batalla contra los monopolistas de la salud en EE. UU.

BERKELEY – La Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por su sigla en inglés), la reforma de salud distintiva del presidente Barack Obama en 2010, aumentó significativamente la necesidad del control eficaz para el cumplimiento de las leyes antimonopolio en los mercados de los seguros de salud. A pesar de las recientes buenas noticias en este frente, los consumidores aún llevan las de perder.

Como señaló el profesor de economía de Berkeley Aaron Edlin, la abstención de los consumidores es el competidor de última instancia. Las empresas no pueden vender ni idear soluciones para aquellos consumidores que simplemente se niegan a comprar. Pero la ACA exige a las personas que adquieran un seguro de salud, creando así una curva de demanda vertical para los posibles monopolistas. En estas condiciones, los beneficios —y el abuso a los consumidores— se pueden maximizar mediante la colusión.

No sorprende entonces que en 2015 algunas de las mayores empresas privadas estadounidenses de seguros de salud —Anthem, Cigna, Aetna y Humana— hayan comenzado a explorar la posibilidad de fusionarse. Si logran reducir la cantidad de aseguradoras nacionales de cinco a tres, podrían aumentar su poder de mercado y exprimir más beneficios de los consumidores.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/KdJQyOc/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.