gabriel11_Racide_getty Images_us germany flag Racide/Getty Images

La agenda de la reunificación transatlántica

BERLÍN – A lo largo de cuatro años, la administración del Presidente estadounidense Donald Trump demostró que le importaban poco las alianzas. Sin embargo, persiste la realidad de que la colaboración entre EE. UU. y Alemania es indispensable y seguirá siéndolo. Las negociaciones “2+4” que lograron volver a unir a Alemania del Este y Alemania Occidental tras décadas de separación por la Cortina de Hierro son apenas un ejemplo de cómo los estadounidenses y los alemanes han permanecido hombro a hombro durante el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Como en toda relación, ha habido altibajos, y la presidencia de Trump marca un punto bajo casi sin precedentes. Pero los lazos que vinculan a Alemania y Estados Unidos descansan en más que solo historia o sentimentalismo. No solo compartimos los mismos valores, sino también intereses cruciales.

La constitución de cada país consagra la creencia de que todos los seres humanos son nacidos iguales y que nuestra libertad es inalienable: el gobierno no puede otorgarla ni revocarla. Nuestra libertad está protegida por la democracia, el estado de derecho, la separación de poderes y la libertad de expresión y reunión. Son principios en común que por décadas han dado forma a nuestros países, a ambos lados del Atlántico.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/uYcnG6Ees