1

Hay que mantener la regulación financiera fuera de las conversaciones comerciales de Estados Unidos y la UE

ANN ARBOR – Estados Unidos y la Unión Europea se han embarcado en una nueva ronda de conversaciones comerciales, que ofrece la promesa de fortalecer la ya robusta relación económica que existe entre ambas partes. Pero no se deberían utilizar las conversaciones para debilitar las reformas financieras estadounidenses que recién empiezan a echar raíces.

El Comisionado del Mercado Interno y Servicios de la UE, Michel Barnier, ha estado recorriendo todo Estados Unidos en busca de apoyo para incluir los servicios financieros como parte de las negociaciones sobre la propuesta Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión. Mientras tanto, la industria financiera está impulsando las conversaciones como una manera de anular las reglas fastidiosas -y altamente efectivas- que se están implementando en Estados Unidos bajo la Ley Dodd-Frank.

Las nuevas reglas estrictas sobre derivados, requerimientos de capital, estructura financiera, protecciones al consumidor y al inversor y otras por el estilo podrían resultar amenazadas en las conversaciones sobre comercio, y el Congreso de Estados Unidos podría tener sólo un voto positivo o negativo sobre un acuerdo final, que incluiría una amplia variedad de temas. Y otros analistas ven las conversaciones como otro foro para la cooperación, con la esperanza de que las negociaciones comerciales mejoren la coordinación entre los reguladores financieros.

Estados Unidos haría bien en rechazar esta visión.