slaughter81_Drew AngererGetty Images_gina raimondo Drew Angerer/Getty Images

Cambiar el rostro de las relaciones sino-norteamericanas

WASHINGTON, DC – La relación sino-norteamericana está en su punto más bajo en décadas. Luego de la reciente cumbre bilateral en Alaska –las primeras conversaciones de alto nivel desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo-, no está para nada claro si la nueva administración norteamericana entiende lo que hará falta para revivirla.

El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, ha dicho que, si bien la relación de Estados Unidos con China tiene algunos aspectos “conflictivos”, también tiene “otros cooperadores”. En la cumbre de Alaska, sin embargo, hubo pocas señales de estos últimos. En verdad, Blinken y el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, intercambiaron pullas en público con las autoridades chinas.

Biden dijo que estaba orgulloso de Blinken por haber soportado el embate de una diatriba antinorteamericana, pero reconoció que no fue un gran comienzo para la relación de su administración con China. La esperanza ahora parece radicar en que John Kerry, el enviado presidencial especial de Estados Unidos para el clima, tenga más suerte en las inminentes conversaciones con su par chino en un área en la que ambas partes han expresado una voluntad de cooperación.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/4o3nsetes