6

Las bases de la estabilidad en el Pacífico

WASHINGTON, DC – Este mes, hice una recorrida de dos semanas por el Pacífico, con seis paradas, de las que la primera fue una visita a la 25.ª División de Infantería del Ejército de los Estados Unidos en Hawaii. Fue un buen modo de comenzar la gira; un recordatorio de que el Ejército de los Estados Unidos es un componente crucial de la seguridad en el Pacífico.

La 25.ª División de Infantería, que en sus primeros años se ganó el apodo de “relámpago del trópico”, cumplirá 75 años en unas semanas. Los hombres y las mujeres estacionados allí (y todos los soldados de Estados Unidos en la región de Asia y el Pacífico) han estado trabajando durante buena parte del siglo pasado para garantizar la estabilidad regional. Y después del giro estratégico del presidente Barack Obama en dirección a Asia, han hecho todavía más.

Hoy, el Ejército de Estados Unidos tiene mucho trabajo que hacer fuera de la región. Está al frente de la campaña de la coalición liderada por Estados Unidos contra el autodenominado Estado Islámico, así como de los esfuerzos para apoyar al pueblo de Afganistán.

Pero también seguimos cumpliendo una función crucial para el mantenimiento de la paz y la seguridad en la región de Asia y el Pacífico. Aunque es común relacionar esta tarea con el trabajo de la Fuerza Aérea y la Armada estadounidenses, el Ejército tiene un papel cada vez más importante en el fortalecimiento de las alianzas regionales. En momentos en que seis de los diez ejércitos más grandes del mundo están ubicados en el teatro de operaciones del Pacífico, y los jefes de defensa de 22 de los 27 países de la región pertenecen al arma terrestre, la necesidad de invertir en la misión del Ejército de los Estados Unidos es evidente.