Baby with bottle ohocheese/Flickr

Los peligros de la economía de la leche compartida

COLUMBUS – Durante miles de años, a los bebés a veces se los alimentó con leche de otra madre. Ya sea para asegurar la supervivencia del bebé luego de la muerte o enfermedad de su propia madre o como parte de un acuerdo con una nodriza (algo frecuente entre las familias de clase social alta en algunas culturas), compartir la leche materna es aceptable, y hasta un salvamento, desde hace mucho tiempo. Pero, en el transcurso de los últimos 5-10 años, surgió un nuevo tipo de economía de leche materna compartida propiciada por Internet -una economía que magnifica ciertos riesgos para los bebés que la reciben.

Actualmente existen varios sitios web que conectan a mujeres lactantes con exceso de leche y a madres que, al no poder satisfacer las necesidades de su propio hijo, quieren conseguirla. En 2011, más de 13.000 mujeres publicaron comentarios en este tipo de sitios web con la intención de ofrecer u obtener leche, ya sea gratis o mediante un pago. Hoy, esa cifra creció a más de 55.000.

Es más, si bien estos sitios web hasta el momento han sido más populares en Estados Unidos que en otras partes, están empezando a aparecer en otros países. Y, por supuesto, muchas más mujeres probablemente estén compartiendo leche fuera de la web con amigos, parientes y conocidos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/2wER5KO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.