US President Donald Trump gives his first State of the Union address Samuel Corum/Anadolu Agency/Getty Images

Donald Trump está jugando a perder

BERKELY – Estados Unidos efectivamente tiene un tipo diferente de presidente de lo que está acostumbrado a tener. Lo que distingue a Donald Trump de sus antecesores no es sólo su temperamento y su ignorancia generalizada, sino también su estrategia en materia de formulación de políticas.

Primero, consideremos el caso de Bill Clinton, que en 1992, al igual que Trump, fue elegido sin una mayoría de los votos. Una vez en el cargo, Clinton apeló a la izquierda con sendos proyectos de ley de estímulo fiscal y de atención médica (ambos infructuosos), pero también viró hacia el centro con un proyecto de ley pro-crecimiento y de reducción del déficit. Apeló a la centroderecha al firmar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que había sido concebido por sus antecesores republicanos; y al firmar un importante proyecto de ley penal. Y volvió a nombrar al incondicional conservador Alan Greenspan para presidir la Reserva Federal de Estados Unidos.

Clinton esperaba lograr tres cosas con esta estrategia de "triangulación": implementar políticas que efectivamente resolvieran los problemas del país; convencer a los votantes que no lo habían apoyado de que también estaba cuidando sus intereses, y mantener su propia base intacta.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/kd5BnF7/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.