La unión de Asia

Las ambiciones nucleares de Corea del Norte parecen haber remitido, al menos de momento. Las conversaciones a seis bandas han dado por fin resultados, gracias, al parecer, a la sólida oposición de China a la nuclearización del Asia nordoriental. Con la égida del sexteto, los Estados Unidos y Corea del Norte han celebrado incluso las conversaciones bilaterales que el Presidente de este último país, Kim Jong Il, anhelaba desde hacía mucho.

De modo que de momento Asia está temporalmente más tranquila y menos inestable que en los dos últimos decenios. Aun así, sigue siendo un foco para un posible estallido repentino.

Durante ese período de tensión, una Corea del Sur cada vez más segura de sí misma empezó a seguir un rumbo independiente de su protector americano. En noviembre de 2005, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) acusó al Gobierno de Corea del Sur de haber enriquecido un pequeña cantidad de uranio... hasta casi el nivel en que se podría utilizarlo en una bomba atómica. El gobierno lo negó y afirmó que unos investigadores académicos habían hecho los experimentos, sin su conocimiento, "por su interés científico".

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/2l1F6aJ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.