25

Las Naciones Unidas a los setenta años

NUEVA YORK – Las Naciones Unidas celebrarán su 70º aniversario cuando los dirigentes mundiales se reúnan en su sede de Nueva York en el mes próximo. Aunque habrá mucho bombo y platillos, éstos no reflejarán suficientemente el valor de las NN.UU. no sólo como la más importante innovación política del siglo XX, sino también como el mejor pacto sobre el planeta, pero, para que sigan desempeñando su excepcional y decisivo papel en el siglo XXI, habrá que perfeccionarlas de tres modos fundamentales.

Por fortuna, hay muchos factores para motivar a los dirigentes mundiales a fin de que hagan lo que deben. De hecho, las NN.UU. han tenido dos triunfos recientes y hay dos más que se producirán antes del final de año.

El primer triunfo es el acuerdo nuclear con el Irán. Este acuerdo, a veces mal interpretado como si lo fuera entre el Irán y los Estados Unidos, es, en realidad, entre el Irán y las NN.UU., representadas por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Francia, Rusia, el Reino Unido y los EE.UU.), más Alemania. Un diplomático iraní, al explicar por qué su país cumplirá escrupulosamente el acuerdo, lo expuso muy expresivamente: “¿De verdad cree usted que el Irán se atrevería a engañar a los propios cinco miembros permanentes de Consejo de Seguridad de las NN.UU. que pueden decidir el destino de nuestro país?”

El segundo gran triunfo es la conclusión lograda, después de quince años, de los  Objetivos de Desarrollo del Milenio, que han sustentado la mayor, más larga y más eficaz empresa mundial de reducción de la pobreza jamás emprendida. Dos Secretarios Generales de las NN.UU. han supervisado los ODM: Kofi Annan, quien los introdujo en 2000, y Ban Ki-moon, que, tras suceder a Annan al comienzo de 2007, ha dirigido vigorosa y eficazmente su consecución.