patten111_Peter SummersGetty Images_boris johnson downing streeet Peter Summers/Getty Images

El Reino Unido ingresa a lo desconocido

LONDRES – Un profesor de historia de mi escuela creía que de todo hecho importante del pasado había que hacer un análisis tripartito de causas, pretextos y resultados. Encolumnaba estos elementos en el pizarrón y nos los teníamos que aprender de memoria: las causas de la Guerra de Sucesión Española del siglo XVIII, los pretextos para la Revolución Francesa, los resultados de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, etcétera.

Pero la vida y el estudio posterior nos enseñan que las cosas no son tan simples. Las causas pueden ser una combinación de accidentes, ambiciones y coincidencias, sumadas a cambios económicos, sociales y tecnológicos más profundos. Evaluar con precisión los resultados puede ser igualmente difícil. Al fin y al cabo, la historia no suele poner punto final, y es difícil saber cuándo empiezan y terminan los efectos de un hecho importante.

En ese sentido, es probable que la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que tendrá lugar a las 23:00 (GMT) del 31 de enero, sea el hecho de la política nacional más importante de mi vida. Los entusiastas del Brexit están furiosos porque el Big Ben (el famoso reloj de la sede del Parlamento en Westminster) está en reparación y no podrá saludar el acontecimiento con sus campanadas. Parece que lo tomaran como otro motivo de queja para sumar a la larga lista en la que basaron su campaña.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/lCeMJA8es