La UNESCO en venta

COLUMBUS (OHIO) En un mundo mejor, mis sobrinos en Guinea Ecuatorial respetarían al Presidente de nuestro país por supervisar la gestión cuidadosa de los ingresos obtenidos del petróleo y por utilizar esos fondos para el desarrollo. En un mundo mejor, mis sobrinos honrarían a la principal institución cultural de las Naciones Unidas, la UNESCO, por insistir en la mejora de la educación y la salud de los niños de África.

Pero en el mundo tal como lo conocemos relativamente pocas personas estiman y respetan al Presidente Teodoro Obiang. Sus mayores admiradores podrían ser los adinerados miembros de su familia, junto con ciertos ejecutivos de empresas de los Estados Unidos y de Europa, en las que gasta no poco de su dinero, o ciertos miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas: durante una sesión en marzo, algunos Estados tuvieron el descaro de felicitar a Guinea Ecuatorial por su “inequívoco compromiso” con los derechos humanos.

Los miembros del Consejo de la UNESCO también parecen estimar y respetar a Obiang. Han aceptado tres millones de dólares de él para un premio que llevará su nombre y reconocerá la labor de personas e instituciones, incluidas organizaciones no gubernamentales, en pro de la investigación científica de las ciencias de la vida que mejore la calidad de la vida humana. Tal vez quienes lo reciban estimen a Obiang también.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/FiTD2PU/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.