¿A qué estamos apostando?

LAGUNA BEACH – Cuando reflexiono sobre las perspectivas de la economía y los mercados a nivel mundial, quedo sorprendido por la magnitud en la que el mundo, colectivamente, realizó altas apuestas en el logro de tres resultados fundamentales: un desplazamiento hacia un crecimiento mundial mucho más alto e inclusivo, la evitación de errores en las políticas, y la prevención de accidentes en los mercados. No obstante que estos tres resultados son, sin que quepa ninguna duda, deseables, la triste realidad es que están lejos de ser ciertos – y las apuestas relativas a los mismos, si no se cuenta con cierta cobertura de riesgos, podrían llegar a ser excesivamente peligrosas para las generaciones actuales y futuras.

El primer componente de la apuesta – un crecimiento mundial más inclusivo – prevé que se tenga una recuperación económica sostenida en Estados Unidos, con una tasa de crecimiento del 3% durante este año, impulsada por un crecimiento robusto del salario.  También asume que la tasa de crecimiento anual de China se estabilizará en un 6,5 a 7%, con lo que se permitiría que se desactiven gradualmente los riesgos planteados por los focos de apalancamiento excesivo dentro del sistema bancario en las sombras, aún mientras los motores del crecimiento de la economía continúan desplazándose desde ser impulsados por las exportaciones y el gasto público en bienes de capital, a ser impulsados por el consumo interno y la inversión privada.

Otro supuesto más incierto que sustenta la apuesta relativa al logro de un crecimiento más inclusivo es si será posible que la eurozona y el Japón escapen del fango del bajo crecimiento y puedan evitar la deflación, misma que al inducir a que los hogares y las empresas pospongan sus decisiones de compra, socavaría el ya débil rendimiento económico. Por último, la apuesta supone que los países exportadores de petróleo, como por ejemplo Nigeria, Venezuela y sobre todo Rusia, se defiendan de la implosión económica, aún mientras los precios mundiales del petróleo se desploman.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/NWHejZP/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.