Fabrice Coffrini/AFP/Getty Images

Garantizar el futuro de la ONU

SHANGHAI – La fragmentación del orden internacional existente aumenta la importancia de contar con instituciones de gobernanza global fuertes para encarar los desafíos estratégicos, económicos y ecológicos a los que se enfrenta el mundo. Pero pocas veces las instituciones existentes (sobre todo, las Naciones Unidas) han estado más débiles.

La ONU no fracasó, pero está en problemas; particularmente cuando más países la tratan como una mera formalidad diplomática y buscan soluciones a los problemas globales en otra parte. Lo hemos visto en toda clase de asuntos: Siria, Irán, Corea del Norte, el terrorismo, la ciberseguridad, los refugiados y solicitantes de asilo, las migraciones, el ébola y la emergente crisis de financiación a las ayudas humanitarias.

Aunque la ONU todavía tiene muchas fortalezas, también adolece de claras falencias estructurales. La diferencia entre lo que aspira a hacer y lo que realmente hace es cada vez mayor. Pero el mundo necesita una ONU que no sólo debata políticas, sino que también cumpla en el terreno real.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/J2fA5WB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.