A classroom in Kiev Pierre Crom/Getty Images

Una educación inclusiva para Ucrania

KIEV – La educación es una de las pocas áreas que todavía se consideran una cuestión puramente soberana, algo sobre lo que los gobiernos nacionales (y en muchos países, también las autoridades locales) deben tener control. Pero en el mundo de hoy, parece que no hay asunto que sea inmune a la manipulación política. Es lo que sucede con la nueva ley marco educativa de Ucrania, que ha concitado una tenaz oposición no tanto dentro del país, sino desde algunos países vecinos.

The Year Ahead 2018

The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

Order now

La ley, aprobada el mes pasado por el parlamento ucraniano, es reflejo de un proceso deliberativo largo e incluyente. Su artículo 7 establece que los alumnos de escuelas y universidades estudien en el idioma nacional, lo que parece conforme a la normativa europea. Sobre todo es de prever que beneficiará a todos los ciudadanos ucranianos, incluidos los hablantes de idiomas minoritarios, que estarán mejor preparados para integrarse plenamente a la sociedad ucraniana.

Con el sistema educativo anterior, algunos estudiantes recibían los once años de escolarización (que la nueva ley eleva a doce) en un idioma minoritario, generalmente ruso, pero en algunos casos húngaro o rumano. Hoy hay cerca de 400 000 estudiantes siguiendo ese camino, que por lo general lleva a que alumnos que terminan el secundario carezcan de un conocimiento básico del ucraniano, lengua de la actividad económica del país.

De hecho, sólo este año, más de la mitad de todos los graduados de escuelas que enseñan en húngaro fracasaron en las pruebas de ucraniano. Al no poder asistir a una universidad ucraniana, tendrán pocas alternativas: encontrar algún empleo local que se pueda desempeñar en húngaro y sólo demande título secundario, o emigrar a Hungría.

Esto cambiará con la reforma educativa. A partir de 2020, tras un período transicional de tres años, las lenguas minoritarias sólo podrán usarse como idioma principal de enseñanza en el jardín de infantes y en la escuela elemental; luego (después del cuarto año de escuela) la mayor parte de la instrucción deberá hacerse en ucraniano. Algunas escuelas para pueblos autóctonos, por ejemplo los tártaros de Crimea, podrán mantener el sistema anterior; pero en la mayoría de los casos, los egresados de escuelas secundarias ucranianas con el nuevo sistema saldrán con un dominio fluido del ucraniano.

Este cambio ayudará a eliminar la segregación de facto de los hablantes de lenguas minoritarias, lo cual servirá para la unidad de la sociedad ucraniana, elemento crucial de una democracia fuerte y vibrante. También preparará a todos los estudiantes, incluidos los de minorías étnicas y lingüísticas, no sólo para triunfar en el mercado laboral, sino también para participar más plenamente en la democracia ucraniana, con posibilidad de obtener puestos en el gobierno que les permitan promover los intereses de las minorías étnicas a las que representan.

Cabe señalar también que si bien la norma reduce la cantidad de instrucción en idiomas minoritarios, no la impide. Dicha educación se proveerá por medio de clases y grupos separados (y habrá algunos programas multilingües). Por ejemplo, si un hablante de húngaro estudia literatura húngara, podrá hacerlo en su lengua nativa.

En general, la nueva ley de educación ucraniana es inobjetable. Pero los países vecinos, distorsionando deliberadamente su significado, la denuncian como una amenaza para los grupos étnicos minoritarios y se disponen a castigar a Ucrania por ella.

El ministro húngaro de asuntos exteriores, Péter Szijjártó, declaró que a menos que se le hagan cambios, Hungría se opondrá al proceso de integración de Ucrania con Europa, y añadió: “No tengan la menor duda de que todo esto le costará a Ucrania en el futuro”. Szijjártó, junto con sus homólogos de Rumania, Bulgaria y Grecia, también manifestó su oposición ante el Consejo de Europa y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Paralelamente, el presidente rumano canceló una visita a Ucrania prevista para este mes, y retiró la invitación al presidente del parlamento ucraniano para que visite Bucarest. Y en un hecho tal vez más preocupante, el ministro ruso de asuntos exteriores, Sergei Lavrov, acusó a Ucrania de tratar de “ucranizar” el sistema educativo, en violación de la constitución del país y de acuerdos internacionales.

Todo esto, además de una grosera tergiversación, es manifiestamente hipócrita, ya que los países que protestan por las nuevas normas lingüísticas ucranianas tienen sistemas similares. En Hungría viven unos 8000 ucranianos, pero en todo el país no hay ninguna escuela ucraniana. Lo mismo vale para Rusia, con su minoría ucraniana de más de dos millones de personas. En Rumania, donde viven unos 50 000 ucranianos, hay sólo una.

El gobierno ucraniano ha dicho que enviará la ley al Consejo de Europa, para que la Comisión de Venecia determine si cumple las normas del Consejo. El presidente Petró Poroshenko prometió que podría introducir cambios a la ley si la Comisión lo solicita.

Pero es de prever que esos cambios no sean necesarios, a juzgar por el artículo 8 de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales (ratificada por Ucrania), que estipula que no hacen falta escuelas separadas para las lenguas minoritarias: basta con proveer un grado suficiente de enseñanza en esas lenguas en las escuelas comunes, en clases separadas. Además, la Carta establece que para la educación secundaria, es suficiente garantizar la enseñanza de las lenguas regionales o minoritarias relevantes (no necesariamente otros temas) y su integración al currículum.

Cualquiera sea la evaluación de la Comisión de Venecia, la reacción de los vecinos de Ucrania sigue siendo un problema serio, ya que representa un descarado intento de manipular la política interna ucraniana por medio de la intimidación. Ucrania, que sufrió la ocupación extranjera durante más de trescientos años, sabe lo que es tener el propio idioma amenazado. Hasta su gobierno, bajo el depuesto presidente Viktor Yanukovych, intentó en 2012 debilitar el idioma ucraniano conforme a la política de “rusificación” alentada por Moscú.

El ucraniano es el idioma oficial de Ucrania, así como el ruso lo es de la Federación Rusa, el húngaro de Hungría, y el rumano de Rumania. Las lenguas minoritarias son importantes y los derechos de sus hablantes deben ser respetados (como los respeta la nueva ley de educación ucraniana), pero es la lengua oficial la que unifica a la sociedad y permite a sus ciudadanos participar en ella plenamente. El gobierno de Ucrania tiene el derecho (en realidad, el deber) de asegurar que todos los ciudadanos ucranianos tengan un dominio fluido de ella.

Traducción: Esteban Flamini

http://prosyn.org/xizTUia/es;

Handpicked to read next

  1. Patrick Kovarik/Getty Images

    The Summit of Climate Hopes

    Presidents, prime ministers, and policymakers gather in Paris today for the One Planet Summit. But with no senior US representative attending, is the 2015 Paris climate agreement still viable?

  2. Trump greets his supporters The Washington Post/Getty Images

    Populist Plutocracy and the Future of America

    • In the first year of his presidency, Donald Trump has consistently sold out the blue-collar, socially conservative whites who brought him to power, while pursuing policies to enrich his fellow plutocrats. 

    • Sooner or later, Trump's core supporters will wake up to this fact, so it is worth asking how far he might go to keep them on his side.
  3. Agents are bidding on at the auction of Leonardo da Vinci's 'Salvator Mundi' Eduardo Munoz Alvarez/Getty Images

    The Man Who Didn’t Save the World

    A Saudi prince has been revealed to be the buyer of Leonardo da Vinci's "Salvator Mundi," for which he spent $450.3 million. Had he given the money to the poor, as the subject of the painting instructed another rich man, he could have restored eyesight to nine million people, or enabled 13 million families to grow 50% more food.

  4.  An inside view of the 'AknRobotics' Anadolu Agency/Getty Images

    Two Myths About Automation

    While many people believe that technological progress and job destruction are accelerating dramatically, there is no evidence of either trend. In reality, total factor productivity, the best summary measure of the pace of technical change, has been stagnating since 2005 in the US and across the advanced-country world.

  5. A student shows a combo pictures of three dictators, Austrian born Hitler, Castro and Stalin with Viktor Orban Attila Kisbenedek/Getty Images

    The Hungarian Government’s Failed Campaign of Lies

    The Hungarian government has released the results of its "national consultation" on what it calls the "Soros Plan" to flood the country with Muslim migrants and refugees. But no such plan exists, only a taxpayer-funded propaganda campaign to help a corrupt administration deflect attention from its failure to fulfill Hungarians’ aspirations.

  6. Project Syndicate

    DEBATE: Should the Eurozone Impose Fiscal Union?

    French President Emmanuel Macron wants European leaders to appoint a eurozone finance minister as a way to ensure the single currency's long-term viability. But would it work, and, more fundamentally, is it necessary?

  7. The Year Ahead 2018

    The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

    Order now