0

¿Será la próxima crisis en Ucrania?

La invasión rusa de Georgia ha enviado olas expansivas por todo Occidente y el espacio de la antigua Unión Soviética… en particular Ucrania. De hecho, la próxima crisis podría producirse en este país.

La orientación cada vez mías prooccidental de Georgia, incluidos lazos cada vez más estrechos con la OTAN, ha sido una espina en el costado de Moscú, pero no representaba una amenaza para la seguridad de Rusia. El ejército de Georgia es pequeño y está mal pertrechado, por lo que no puede ser un rival para Rusia, como ha quedado ampliamente demostrado este mes.

En cambio, la integración de Ucrania en la OTAN tendría consecuencias estratégicas mucho mayores, pues acabaría con las pocas esperanzas que le queden a Rusia de constituir una “Unión Eslava”, compuesta por Rusia, Belarús y Ucrania, sueño que aún late en el pecho de muchos rusos. También tendría importantes consecuencias para la industria rusa de defensa, en particular la defensa aérea y la producción de cohetes.

En una palabra, la auténtica causa de la ansiedad y la angustia estratégica de Moscú es la futura orientación política y de seguridad de Ucrania. Lo de Georgia ha sido en gran medida un asunto menor.