El Israel de Tzipi Livni

HAIFA – Con su irreverencia característica, los israelíes tienden a llamar a sus líderes por su nombre propio o apodo de la infancia. Pero no hay que engañarse: Tzipi (Tzipora) Livni, no tiene amigos cercanos. Su estilo seco, su lejanía personal y sus sonrisas forzadas hacen de ella una israelí atípica. Tal vez sea exactamente eso lo que necesita el país en estos momentos: una israelí atípica al timón.

Livni, recientemente electa como líder del partido Kadima, apenas logró derrotar a su rival, Shaul Mofaz. Su antecesor, Ehud Olmert, sobre quien pesan numerosas acusaciones de corrupción y que tendrá que renunciar, difícilmente es su activo más valioso. Pero, más allá de los estrechos límites de los partidos, las encuestas de opinión fueron excepcionalmente generosas: una gran proporción del público israelí quiere que Livni sea su dirigente. Hacía tiempo que una personalidad nacional no tenía tanta popularidad. Si logra reconstruir la alianza de Olmert y convertirse en la próxima primera ministro de Israel, el crédito para ella en casa y en el extranjero será extraordinario.

Ello se debe a que es la representante típica del “israelí medio”. Proviene del núcleo de una sociedad civil exitosa y moderada que está rodeada por el extremismo y la ira.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/pChLi7j/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.