El Israel de Tzipi Livni

HAIFA – Con su irreverencia característica, los israelíes tienden a llamar a sus líderes por su nombre propio o apodo de la infancia. Pero no hay que engañarse: Tzipi (Tzipora) Livni, no tiene amigos cercanos. Su estilo seco, su lejanía personal y sus sonrisas forzadas hacen de ella una israelí atípica. Tal vez sea exactamente eso lo que necesita el país en estos momentos: una israelí atípica al timón.

Livni, recientemente electa como líder del partido Kadima, apenas logró derrotar a su rival, Shaul Mofaz. Su antecesor, Ehud Olmert, sobre quien pesan numerosas acusaciones de corrupción y que tendrá que renunciar, difícilmente es su activo más valioso. Pero, más allá de los estrechos límites de los partidos, las encuestas de opinión fueron excepcionalmente generosas: una gran proporción del público israelí quiere que Livni sea su dirigente. Hacía tiempo que una personalidad nacional no tenía tanta popularidad. Si logra reconstruir la alianza de Olmert y convertirse en la próxima primera ministro de Israel, el crédito para ella en casa y en el extranjero será extraordinario.

Ello se debe a que es la representante típica del “israelí medio”. Proviene del núcleo de una sociedad civil exitosa y moderada que está rodeada por el extremismo y la ira.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/pChLi7jes