0

El juicio a Tymoshenko y el futuro de Ucrania

ESTOCOLMO – No cabe duda de que el bochornoso espectáculo del juicio a la ex Primera Ministra de Ucrania Yulia Tymoshenko –y su reciente detención, acusada de desacato durante el proceso– está perjudicando mucho a su país, cuya evolución será de gran importancia para el futuro de Europa.

En 2004, la “revolución anaranjada” de Ucrania infundió la esperaza de una nueva ola de reformas democráticas en los países situados al este de la Unión Europea: el llamado período de las revoluciones “de colores”. Sin embargo, las fuerzas que temían perder el poder en esa vasta e importante región no tardaron en iniciar una decidida contraofensiva.

No obstante, Ucrania siguió dirigiéndose a trompicones hacia Europa y preservando gran parte de los beneficios obtenidos en 2004. La vuelta al poder en 2010 del Presidente Viktor Yanukovich fue el resultado de unas elecciones esencialmente libres y justas.

Ha hecho falta algún tiempo, pero la determinación de Yanukovich de continuar con las medidas en pro de la integración europea iniciadas por su predecesor, Viktor Yushchenko, han resultado cada vez más clara... frente a los repetidos llamamientos (y a veces amenazas levemente veladas) de Rusia para que se adhiriese a su unión aduanera con Belarús y Kazajstán. De hecho, las tensiones con Rusia podrían muy bien intensificarse hacia el final de este año, porque la orientación de la política exterior de Ucrania tiene claras consecuencias para el Kremlin. Una Ucrania democrática con una economía abierta y estrechos vínculos con la Unión Europea no dejaría de influir también en el futuro de Rusia.