El modelo renano vive

Hace no mucho, los alemanes y otros europeos continentales señalaban a los "trabajadores pobres" de Estados Unidos así como al lamentable estado de los servicios públicos en Inglaterra como defectos que supuestamente reflejaban el precio inevitable que los países anglosajones debían pagar por su capitalismo despiadado. Los europeos (los alemanes en particular), por el contrario, disfrutaban del "modelo renano": una economía de mercado que sujeta el éxito económico a la causa de la justicia social.

Así, cuando el Canciller, Gerhard Schröder, al principio de su primer periodo firmó el llamado documento Blair-Schröder, que plasmaba el acuerdo con el Primer Ministro británico, Tony Blair, sobre reformas liberales, se aseguró de que se publicara en Londres y de que no se le diera demasiada importancia en Berlín. De manera similar, la agenda de Lisboa de la Unión Europea sobre liberalización económica nunca fue tomada muy en serio en Alemania, Francia, o la mayoría de los países del continente.

¡Cómo han cambiado las cosas en los últimos cinco años! Hoy en día, pocas personas -si acaso-hablan del modelo renano con tal satisfacción.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/pFBRBPz/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.