Dos aplausos y medio para la Unión Mediterránea

Tal vez haya llegado la hora de ser un poco más generoso con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y analizar el resultado de lo que hace y no la manera en que lo hace.

El lanzamiento original de la Unión Mediterránea estuvo a punto de hundir toda la iniciativa. Aparentemente sin darle a la cuestión demasiada consideración, Sarkozy en un principio propuso un club de estados europeos y principalmente árabes a lo largo de la costa del Mediterráneo. Habría sido, en esencia, una iniciativa ejecutada por los franceses por la que el resto de Europa habría tenido que pagar. Esto no fue bien digerido, en especial por los alemanes.

También existía la fuerte sospecha de que los franceses intentaban encontrar una manera de sobornar a Turquía con una relación que distaba mucho de una integración a la Unión Europea.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/yLckR6i/es;