Para que la Europa oriental se recupere

LONDRES – Como dijo en cierta ocasión el satírico ruso Mijail Saltykov-Shchedrin: “Hay datos convenientes e inconvenientes y hay otros que ni siquiera son datos”.

Al entrar en 2010, un dato conveniente es el de que la economía mundial ha detenido su dramático desplome y ha comenzado a recuperarse. Un dato inconveniente es el de que la recuperación sigue siendo frágil y un dato que no es tal es el de que los próximos meses vayan a ser un camino de rosas. Al contrario, sigue habiendo dificultades graves y se debe abordarlas con urgencia.

La región abarcada por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo –la Europa central, oriental y sudoriental, Rusia, el Cáucaso y el Asia central– se ha visto afectada de forma particularmente dura por la crisis económica y financiera que comenzó en 2008. Una intervención intensa y decidida (Rusia y Kazajstán) o un apoyo coordinado y sin precedentes por parte de las instituciones financieras internacionales (Ucrania, Hungría y Letonia) han sido necesarios para prevenir caídas aún más dramáticas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/sYBblYU/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.