0

Buscándole la vuelta a Corea del Norte

SEUL – Las negociaciones sobre la desnuclearización de la Península Coreana parecen prontas a reanudarse. Tristemente, es improbable que terminen pronto. Las conversaciones sobre un ampquot;gran acuerdoampquot; siguen siendo eso, conversaciones.

La confianza entre Corea del Norte y Estados Unidos, Corea del Sur y Japón prácticamente no existe. Si bien todos los líderes -inclusive Kim Jong Il de Corea del Norte- siguen mostrándose comprometidos con la desnuclearización en público, ninguno parece dispuesto a arriesgar mucho en términos de política interna para alcanzar ese objetivo. De manera que lo mejor que el mundo puede esperar hoy en día es la reanudación del diálogo, un acuerdo para congelar la planta nuclear norcoreana de Yongbyon y tal vez una moratoria de futuras pruebas misilísticas y nucleares.

Para acelerar el proceso, se necesita una nueva estrategia a largo plazo que apunte a los factores subyacentes en marcha en Corea del Norte -y en las relaciones con sus gobernantes-. En otras palabras, Estados Unidos y otras potencias necesitan perseguir un compromiso económico constructivo con Corea del Norte para ayudar al régimen a alcanzar ampquot;fortaleza y prosperidadampquot; a través de una transición y una integración económica con la economía global.

Un compromiso económico constructivo beneficiará a los ciudadanos norcoreanos, que han sufrido como ningún pueblo en la Tierra desde el fin de la Guerra Fría. La causa madre de las dificultades económicas de Corea del Norte es su aislamiento de las fuerzas de globalización, de las que el este de Asia se ha beneficiado particularmente.