La oportunidad perdida de Turquía

EREVÁN – Abba Eban solía decir de los palestinos que nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad. Lamentablemente, Turquía parece estar cayendo en el mismo hábito en sus relaciones con Armenia. Y, al igual que en el caso de Palestina, no actuar no hace más que alimentar la inestabilidad regional.

En las dos semanas previas a la visita del Presidente estadounidense Barack Obama a Turquía, había un optimismo casi general de que Turquía abriría su frontera con Armenia, pero Obama vino y se fue, y la frontera siguió cerrada.

Las relaciones turco-estadounidenses siguen girando más en torno a gestos que a una verdadera sustancia. De hecho, las recientes declaraciones desdeñosas del Presidente turco Abdullah Gul y del Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan dan a entender que Turquía puede incluso estar dando marcha atrás en sus planes de establecer vínculos bilaterales más estrechos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/pbdGAMu/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.