El golpe de Turuía que fracasó

ANKARA – La exposición del plan concebido por altos oficiales militares (llamado ampquot;Operación Mazoampquot;) para desestabilizar al gobierno de Turquía y el arresto subsiguiente de oficiales de alto rango, demuestran la creciente fuerza de la democracia turca. Más aún, los esfuerzos de los fiscales por descubrir la verdad no son una campaña para desprestigiar al ejército turco, como plantean algunos; tampoco la exposición de ampquot;Mazoampquot; ha conducido a un enfrentamiento entre ampquot;secularesampquot; e ampquot;islamistasampquot;.

La sociedad y la política turca son demasiado complicadas como para reducirlas a fórmulas así de simplistas. Sin embargo, éste es un momento muy serio para Turquía, porque puede marcar un cambio en el país desde décadas de tutelaje militar de sus políticos civiles, y así completar su transición a una democracia con todas sus letras.

Es triste decirlo, pero “Mazo” es otro supuesto golpe en una serie de intentos por derribar el gobernante Partido por la Justicia y el Desarrollo (AKP), elegido por vez primera en 2002. De acuerdo con la constitución turca, es ilegal que cualquier entidad de gobierno, incluso los militares, intente derrocar un gobierno electo democráticamente. Si hubiera ocurrido un golpe se habría puesto punto final a las aspiraciones turcas de convertirse en miembro pleno de la Unión Europea.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/LPjhknF/es;