Anadolu Agency/Getty Images

Vaivenes de la falta de libertad en Turquía

DURHAM – El partido turco Justicia y Desarrollo (sigla en turco: AKP) llegó al poder en 2002 con una promesa de libertad religiosa para los musulmanes piadosos. Catorce años después, el gobierno del AKP produjo cualquier cosa menos “libertad”.

Hoy, hasta los partidarios del AKP tienen que medir con cuidado sus palabras, para no parecer críticos del gobierno o alineados con sus enemigos; necesidad que se incrementó desde la intentona golpista del 15 de julio contra el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdoğan. Ahora, el instinto de conservación obliga a destruir cualquier prueba de cercanía con los enemigos del AKP, especialmente Fethullah Gülen, el reclusivo imán radicado en Pensilvania a quien el gobierno acusa de planear la asonada.

Pero el gobierno de Erdoğan no es el primero en obligar a los ciudadanos turcos a ocultar ideas y creencias. Bajo los gobiernos seculares que dominaron Turquía entre los años veinte y los cincuenta (y en cierta medida hasta 2002), si un turco piadoso quería progresar en el gobierno, el ejército e incluso el comercio, debía disimular su religiosidad y no dar muestras de aprobar el Islam político.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/9gBBaT8/es;