Turquía en juicio

ESTANBUL – En un drama judicial de Hollywood, sabemos que el héroe, a quien los malos han puesto una trampa, al final será liberado –pero no antes de que la soga le llegue al cuello. Justo cuando parece que toda la evidencia acumulada lo ha condenado, un giro repentino de los acontecimientos probará su inocencia y desenmascarará a quienes lo incriminaron.

Si los juicios político-militares que se celebran actualmente en Turquía alguna vez llegan a las pantallas, no faltarán ese tipo de finales. En una serie de juicios extraños, los tribunales turcos han encarcelado a cientos de acusados –oficiales militares, periodistas, académicos y abogados- por una supuesta conspiración para derrocar al gobierno democráticamente electo del país.

El primer ministro, Recep Tayyip Erdoğan, promueve los juicios como prueba del nuevo giro de Turquía hacia la democracia y el Estado de derecho. También tienen el apoyo activo de los medios informativos que pertenecen al llamado grupo Gülen – aliado poderoso del gobierno de Erdoğan compuesto por seguidores del clérigo musulmán Fethullah Gülen. En realidad, los juicios representan una seria violación al Estado de derecho, pues el poder judicial se ha transformado en un arma política contra los oponentes del gobierno y del movimiento Gülen.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/lH6gx0C/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.