Puntos de luz en Oriente Medio

ESTAMBUL – Comencé mi carrera política en 1991, el año de la primera Guerra del Golfo y la Conferencia de Paz para Oriente Medio en Madrid. Los líderes de la época era muy conscientes de los complejos vínculos entre el problema palestino y otros desafíos en Oriente Medio; desafortunadamente, esos vínculos aún existen.

Desde esa época, he presenciado muchas iniciativas, planes y proyectos para resolver diversos conflictos en esa área. De más está decir que mi país, Turquía, ha estado siempre a la vanguardia de los esfuerzos de la comunidad internacional para garantizar la paz, la estabilidad y la cooperación en la región (contribuí en algunos de ellos como miembro del parlamento, primer ministro, ministro de Relaciones Exteriores y, finalmente, como presidente).

Desafortunadamente, a pesar de un inmenso despliegue de energía y recursos durante un cuarto de siglo, esos esfuerzos no han producido los resultados deseados. Los modestos avances fueron saboteados o resultaron insuficientes, aun cuando miles de personas inocentes, tanto en Oriente Medio como en otras partes, han sido víctimas de la violencia, el odio y la venganza. La masacre de civiles (incluidos muchos niños) en Gaza el verano pasado, la barbarie del EIIL, el asesinato de rabinos en una sinagoga de Jerusalén y del ataque terrorista del mes pasado en Ottawa transmiten una simple verdad: la violencia es contagiosa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/i6mohKk/es;