Turquía: la nueva nación indispensable

ANKARA – Turquía dejó su huella como uno de los países más influyentes no sólo en 2010, sino en la primera década del tercer milenio. Al inicio de la nueva década, también, la posición geopolítica, el rico legado histórico, la profundidad cultural, la población joven bien educada, la democracia cada vez más fortalecida, la creciente economía y la política exterior constructiva de Turquía lo convirtieron en un país indispensable en un mundo transformado por la rápida globalización.

Al hacer uso de todos sus activos, Turquía contribuye a la estabilidad y la paz regional y trabaja para lograr un orden global basado en la justicia, la igualdad y la transparencia. Como potencia emergente, Turquía continuará concretando su propio potencial y contribuyendo simultáneamente a la paz global.

Las condiciones caóticas del mundo post-Guerra Fría convirtieron las guerras civiles, las ocupaciones, el armamento nuclear y el tráfico de seres humanos en problemas crónicos. Mientras la globalización ofrece nuevas oportunidades, también causa nuevos problemas globales y profundiza las desigualdades intrínsecas del orden mundial. Ya no es posible sostener el actual orden mundial que, basado como está en una noción desvirtuada de relaciones centro-periféricas, simplemente produce injusticia y desigualdad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/lP8quqP/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.