Getty Images

El trumpismo y la filosofía del orden mundial

HAMDEN, CONNECTICUT – Tras las cumbres de la OTAN y Helsinki, muchos liberales se han visto tentados a condenar la conducta del Presidente Donald Trump en términos personales. Su abrazo con Vladimir Putin y su desaire a sus propios servicios de inteligencia y a los aliados tradicionales de Estados Unidos parecen revelar que no está en sus cabales. O que se lo ha manipulado. O que sufre de inestabilidad mental. O que es el mejor “cómplice” de los rusos, un traidor.

Cualquiera de estos juicios bien puede ser verdad. Pero hay una explicación más profunda -e incluso más problemática- a su comportamiento: que surge de sus ideas, especialmente de su apuesta filosófica acerca del orden mundial, mucho más difíciles de combatir.

Por supuesto, Trump no es ningún filósofo. Y, sin embargo, canaliza instintivamente ciertos conceptos gracias a su dominio de la narrativa popular y su gran sensibilidad a cómo reaccionan emocionalmente sus partidarios. Con cada acto público, se ve estimulado por las masas a afinar sus ideas para que cumplan las necesidades emocionales que percibe, y que su vez politiza a través de las redes sociales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/E5REMa1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.