Getty Images

El trumpismo y la filosofía del orden mundial

HAMDEN, CONNECTICUT – Tras las cumbres de la OTAN y Helsinki, muchos liberales se han visto tentados a condenar la conducta del Presidente Donald Trump en términos personales. Su abrazo con Vladimir Putin y su desaire a sus propios servicios de inteligencia y a los aliados tradicionales de Estados Unidos parecen revelar que no está en sus cabales. O que se lo ha manipulado. O que sufre de inestabilidad mental. O que es el mejor “cómplice” de los rusos, un traidor.

Cualquiera de estos juicios bien puede ser verdad. Pero hay una explicación más profunda -e incluso más problemática- a su comportamiento: que surge de sus ideas, especialmente de su apuesta filosófica acerca del orden mundial, mucho más difíciles de combatir.

Por supuesto, Trump no es ningún filósofo. Y, sin embargo, canaliza instintivamente ciertos conceptos gracias a su dominio de la narrativa popular y su gran sensibilidad a cómo reaccionan emocionalmente sus partidarios. Con cada acto público, se ve estimulado por las masas a afinar sus ideas para que cumplan las necesidades emocionales que percibe, y que su vez politiza a través de las redes sociales.

Si hay un pensador cuyas ideas Trump parece encarnar, es el filósofo legal germano Carl Schmitt. Su historia puede ayudar a encontrar sentido a la conducta del presidente, especialmente en su ampliamente condenado sesgo moral hacia Rusia.

Si bien Schmitt es conocido por unirse al Partido Nazi en 1933, sería un error descartarlo solo por esa razón. Entre los académicos actuales de izquierdas y derechas, Schmitt es famoso por su incisiva crítica al liberalismo moderno.

En el centro de la crítica de Schmitt se puede ver un desdén por las aspiraciones universales del liberalismo. Los liberales sitúan los derechos individuales al centro de sus comunidades políticas y creen que, en principio, deberían extenderse a todo el mundo. Como reza el dicho, Estados Unidos es una idea.

Subscribe now

Exclusive explainers, thematic deep dives, interviews with world leaders, and our Year Ahead magazine. Choose an On Point experience that’s right for you.

Learn More

Para Schmitt, esta visión lleva al desastre, tanto en casa como en el extranjero. En el frente doméstico, porque la concepción liberal del “pueblo” es indistinta y no excluyente. ¿Qué somos si “nosotros” puede incluir a cualquiera? Schmitt creía que este modo de pensar vuelve a los estados liberales vulnerables a la captura por grupos de intereses privados en el interior y por extranjeros desde el exterior… afirmación que ocupó un lugar central en la campaña electoral de Trump.

La crítica de Schmitt a la política liberal exterior se basa en un análisis semejante. Como defensores de un credo sustentado en derechos no exclusivos, los liberales se sienten impulsados a entrometerse en los asuntos de otros países cuyas políticas no van en línea con sus valores. Y cuando los liberales se enzarzan en conflictos militares internacionales, su visión de mundo es una receta para una guerra perpetua y total, ya que su compromiso con normas abstractas les hace ver a sus oponentes no como contendores sino como “enemigos absolutos”. A diferencia de un “enemigo real”, con quien un rival puede llegar a un modus vivendi, un enemigo absoluto se debe destruir o transformar con el tiempo, por ejemplo, a través de la “construcción de naciones” que Trump rechaza tan enfáticamente.

En lugar de la normatividad y el universalismo, Schmitt propone una teoría de la identidad política basada en un principio que, sin duda, Trump aprecia grandemente por su carrera antes de la política: la tierra.

Para Schmitt, una comunidad política se forma cuando un grupo de personas reconoce que comparte algún rasgo cultural diferenciador que merece la pena defender con sus vidas. En último término, esta base cultural de la soberanía tiene su raíz en la peculiar geografía (por ejemplo, continental y orientada hacia el interior, o costera y orientada hacia afuera) en la que habita un pueblo.

Hay en juego posiciones contrapuestas sobre la relación entre identidad nacional y ley. Según Schmitt, el “nomos” de la comunidad, o sentido de sí mismo que se desarrolla a partir de su geografía, es la precondición filosófica para sus leyes. En contraste, para los liberales la nación se define antes que todo por sus compromisos legales.

La presidencia de Trump representa la realización de las implicancias políticas de esta visión “schmittiana” para los asuntos internos y externos.

En un aspecto más obvio, la crítica de Schmitt al liberalismo se refleja en la pasión de Trump y sus partidarios por erigir un muro en la frontera sureña de Estados Unidos. Stephen Miller, uno de los consejeros del presidente, describe reveladoramente la construcción del muro como una política impulsada por “amor”, o sea, amor hacia la comunidad política estadounidense, claramente definida en el espacio.

Más consecuencias han tenido las medidas “schmittianas” que reveló la conducta de Trump en Bruselas y Helsinki hacia los aliados y enemigos tradicionales de Estados Unidos. Schmitt promueve un orden global que universaliza la doctrina Monroe: las grandes naciones trazan zonas inviolables de influencia geográfica, o Grossraum, para las que se ofrecen respeto mutuo. Trump promueve un orden internacional de pluralismo normativo, no intervención y acuerdos.

En esta visión antiliberal, no hay razón para ver a Rusia como un enemigo absoluto, y hay muchas razones para socavar las instituciones internacionales y dejar en el aire a los aliados tradicionales de Estados Unidos. Para los antiliberales, los verdaderos enemigos de la paz hoy en día son los estados nación y las instituciones que buscan establecer límites externos a la soberanía y conciben la comunidad política en términos normativos, más que territoriales y culturales. En contraste, los amigos de la paz son aquellas naciones lo suficientemente fuertes para establecer una homogeneidad política al interior de sus fronteras y sostener un orden global de actores soberanos importantes.

Cuando Trump posó junto a Putin y se puso de su lado frente a los servicios de inteligencia estadounidenses, estaba actuando por una culminación lógica de las ideas de Schmitt. Y esas ideas nos acompañarán mucho tiempo tras su partida.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

http://prosyn.org/E5REMa1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.