Trump, en pie de guerra

NUEVA YORK – Quince años después de que George W. Bush declaró que Irak, Irán y Corea del Norte formaban "un eje del mal", Donald Trump, en su discurso inaugural ante las Naciones Unidas, denunció a Irán y Corea del Norte en términos igualmente mordaces. Las palabras tienen consecuencias, y las de Trump constituyen una amenaza extrema e inmediata a la paz global, de la misma manera que lo fueron las palabras de Bush en 2002.

En aquel momento, Bush fue ampliamente elogiado por su respuesta a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Es fácil movilizar a la población hacia la guerra y eso fue precisamente lo que sucedió después del 11/9. Sin embargo, en cada frente -Afganistán, Irak, Irán y Corea del Norte- el militarismo estadounidense dilapidó la confianza global, vidas, finanzas y un tiempo valioso. Y la estrategia de Trump es mucho más beligerante -y peligrosa- que la de Bush.

Para Trump, como para Bush, existe el Bien (Estados Unidos) y el Mal (Afganistán bajo el régimen talibán, Irán, Corea del Norte e Irak bajo el régimen de Saddam Hussein). Estados Unidos el Bueno hace demandas a los malhechores. Si los malhechores no obedecen, Estados Unidos puede ejercer la "opción militar" o imponer sanciones punitivas para impartir "justicia", según lo define Estados Unidos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/q8VlnJT/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.