haass111_KARIM JAAFARAFP via Getty Images_usafghanistantalibandealaccord Karim Jaafar/AFP via Getty Images

Estados Unidos no debe irse de Afganistán de cualquier manera

NUEVA YORK – Tras casi dos décadas, 2400 soldados muertos, otros 20 000 heridos y no menos de dos billones de dólares gastados, es comprensible que Estados Unidos esté ansioso de retirarse de Afganistán. El presidente Donald Trump quiere poder decir antes de la elección de noviembre de 2020 que cumplió su promesa de campaña de poner fin a la guerra más larga que ha tenido el país, y sus contendientes demócratas coinciden con él en el deseo de sacar a Estados Unidos del conflicto.

Con este objetivo, tras una semana de relativa calma, Estados Unidos y los talibanes (los «estudiantes» cuyo movimiento político y militar suní fundamentalista lleva un cuarto de siglo combatiendo en busca de poder o de gobernar Afganistán) firmaron un acuerdo. Me imagino que habrá llevado tanto tiempo concertar el nombre del pacto como su contenido: se trata del «Acuerdo para llevar a Afganistán la paz entre el Emirato Islámico de Afganistán, no reconocido por Estados Unidos como un Estado y conocido como los “talibanes”, y los Estados Unidos de Norteamérica».

Como dicho nombre sugiere, el gobierno de Afganistán no participa, pero el acuerdo pide que inicie con los talibanes un diálogo político de aquí al 10 de marzo. La agenda de este diálogo intraafgano incluye la concertación de un alto el fuego permanente e integral, así como «completar y acordar el itinerario político futuro» del país, del cual no se dan detalles.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/VZOTDHwes