Donald Trump pointing Spencer Platt/Getty Images

Los republicanos, montados a la candidatura de Trump

CAMBRIDGE –En una de sus semanas típicas, terminando mayo, Donald J. Trump, virtual candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, volvió a ser noticia. Llamó “violador” a un popular expresidente, cambió de posición en relación con una política tras otra, alardeó con que su compañero de fórmula podría ser “cualquiera” que lo apoye y dijo a la Asociación Nacional del Rifle que Hillary Clinton, la probable candidata demócrata, “sacará de la cárcel a criminales violentos”.

En un nivel tal vez más preocupante para la política internacional, cuando apenas habían pasado horas desde la caída de un avión de EgyptAir en el Mediterráneo, y mucho antes de que se conocieran hechos ciertos, Trump comenzó a expresar sus propias conclusiones sobre lo que había sucedido y a denunciar la “debilidad” estadounidense ante el terrorismo.

Al parecer, ya casi nadie intentará impedir la candidatura de Trump; los republicanos del establishment parecen decididos a aceptar la captura de su partido por un rufián grosero, narcisista, sin preparación e impredecible. Un representante del Partido Republicano que fue auxiliar en el Senado lo explicó en estos términos: “Es mejor montar la bestia que tratar de ignorarla”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/UImqw9o/es;