JIM WATSON/AFP/Getty Images

La mentira en la Casa Blanca

CAMBRIDGE – Al primero de junio de este año, el presidente estadounidense Donald Trump había dicho 3259 afirmaciones falsas o engañosas, según la base de datos Fact Checker del Washington Post, que analiza y clasifica cada declaración sospechosa emitida por el presidente. Es un promedio de más de 6,5 falsedades por día, que supone un alza respecto de la media diaria de 4,9 inexactitudes de los primeros cien días de gobierno (en mayo alcanzó un máximo de ocho al día). No hay duda de que Trump va camino a fijar un récord.

Los partidarios de Trump justifican su mendacidad con el argumento de que “todos los políticos mienten”. Es verdad; y basta un poco de introspección para tener que admitir que todos los seres humanos mienten. Pero la cantidad y el tipo de las mentiras importan. Un exceso de mentiras desvaloriza la moneda de la confianza.

Las mentiras no son todas iguales. Algunas son en beneficio propio. Un presidente puede mentir para cubrir sus huellas, evitar un escándalo, perjudicar a un rival, o por conveniencia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/uEMG5st/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.