Sean Gallup/Getty Images

¿Gastar más en defensa? Sí, pero europeamente

MADRID – Más que encuentros, el presidente estadounidense Donald Trump y sus socios europeos están protagonizando una larga lista de desencuentros. La cumbre anual de la OTAN celebrada en Bruselas hace unos días tenía todos los visos de engrosar dicha lista. Recordemos que, en la cumbre del año pasado, Trump renunció a apoyar explícitamente la piedra angular de la Alianza Atlántica: el principio de defensa colectiva consagrado en el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte. Por si los precedentes —incluyendo también el reciente descarrilamiento del G7— no fuesen suficientemente desalentadores, la reunión que iba a mantener posteriormente Trump con el presidente ruso Vladimir Putin añadía el enésimo elemento de tensión.

Las fricciones no tardaron en hacer acto de presencia, en gran parte como producto de las desmesuradas exigencias de Trump. El presidente estadounidense no solo insistió en su demanda de que todos los miembros de la OTAN dediquen inmediatamente un mínimo del 2% de su PIB a la defensa, sino que sugirió que este gasto debería terminar llegando al 4%. Sobra decir que esta última propuesta es totalmente inviable, tanto por los sacrificios presupuestarios que deberían hacer todos los países como por la alteración que provocaría en los equilibrios militares del continente europeo. En un hipotético escenario del 4%, se puede estimar que el presupuesto militar alemán sería alrededor de cuarenta millardos de euros superior al francés.

En esta era de gran volatilidad en el panorama internacional, es imprescindible que los europeos nos defendamos de ataques injustificados y reivindiquemos nuestros logros colectivos, pero esto no debe ir en detrimento de una dosis saludable de autocrítica. La pretensión de Trump de que los europeos aumentemos nuestro presupuesto en materia de defensa ya fue expresada en su día por otros presidentes estadounidenses, y es innegable que posee cierto fundamento. En 2014, los miembros de la OTAN que no gastaban un 2% de su PIB en defensa se comprometieron a avanzar hacia este umbral a lo largo de la siguiente década. Pese a que los progresos han sido notables, es justo reconocer que algunos países europeos se encuentran todavía lejos de alcanzar esa cifra.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/ClBOWsA/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.