paris climate agreement Chesnot/Getty Images

Trump y los molinos de viento

MADRID – Estamos de celebración. Hoy, Día Internacional de la Madre Tierra, se cumple un año de la ceremonia de firma del Acuerdo de París, un hito del multilateralismo y el avance más importante en la historia de la lucha global contra el cambio climático. El tratado entró en vigor en noviembre y cuenta en la actualidad con 195 firmantes, de los cuales 143 ya se han constituido en Estados Parte. Hasta cierto punto, el entusiasmo sigue estando justificado, pero desgraciadamente no todo son buenas noticias: los derroteros por los que discurre la política energética estadounidense con la Administración Trump han empañado este primer aniversario.

El objetivo central del Acuerdo de París es que, durante este siglo, el aumento de la temperatura media mundial se mantenga claramente por debajo de 2°C con respecto a niveles preindustriales. Aproximadamente, este límite de 2°C de aumento equivale a 0,9°C si tomamos como base el año 2016, que fue el más caluroso desde que comenzaron los registros de temperatura modernos. Con este propósito en mente, se ha logrado que países en vías de desarrollo como China (el mayor emisor mundial de GEI) e India (el tercero) arrimen el hombro. El revolucionario régimen de París se apoya en las llamadas “Contribuciones Nacionalmente Determinadas”, que son establecidas voluntariamente por los Estados Parte.

Durante la campaña electoral estadounidense, Trump se comprometió a “cancelar” el Acuerdo de París, si bien su posición evolucionó y posteriormente dijo mantener “una mente abierta” al respecto. Mientras el mundo sigue pendiente de su decisión, el pasado mes de marzo Trump ya propuso unos presupuestos federales que no van en consonancia con el espíritu de París. Es de destacar que estos presupuestos eliminarían la inversión en investigación sobre el cambio climático y reducirían en casi un tercio los fondos de la Agencia de Protección Medioambiental. Por si esto fuera poco, el Presidente estadounidense presentó una orden ejecutiva que aboga, entre otras cosas, por desmantelar el principal pilar de las regulaciones energéticas de Obama: el “Clean Power Plan”, diseñado para limitar la combustión de carbón en centrales eléctricas y apostar en mayor medida por las energías renovables. “Mi Administración está poniendo fin a la guerra contra el carbón”, afirmó Trump. “Vamos a tener carbón limpio, carbón realmente limpio”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/DRP9vaG/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.