Vice President Mike Pence (3rd L) and his wife Karen Pence, Senate Majority Leader Mitch McConnell (R-KY) (L) and Speaker of the House Paul Ryan Alex Wong/Getty Images

La destrucción del Partido Republicano

BERKELEY – Ha pasado un año y medio desde que Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos, de modo que es un buen momento para que los norteamericanos respiren hondo y contemplen  su sistema político quebrantado.

Sin duda, Estados Unidos no ha experimentado ninguna catástrofe importante, aunque en el horizonte siempre parecen asomar enormes errores políticos. Pero el país ha estado sufriendo una muerte por mil cortes que lo ha dejado más débil y más pobre a medida que avanzaba la presidencia de Trump.

Gran parte de la responsabilidad les cabe a los republicanos, que han cerrado filas con Trump por razones que todavía son difíciles de entender. Trump fue elegido con más de 60 millones de votos -unos tres millones menos que su oponente, Hillary Clinton-. Pero ganó respaldo público de parte de un amplio conjunto de mandarines, asesores políticos y activistas republicanos que, en su totalidad, sabían que una presidencia de Clinton plantearía un riesgo menor para el país.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/7hLsdog/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.