Iranian President Hassan Rouhani Ludovic Marin/Getty Images

El acuerdo sobre el programa nuclear iraní es deficiente... y necesario

TEL AVIV – El presidente estadounidense Donald Trump se ha negado a certificar el acuerdo sobre el programa nuclear de Irán; esto inicia un proceso por el cual el Congreso de los Estados Unidos puede volver a imponerle sanciones. Felizmente, parece probable que los congresistas, en vez de poner fin al acuerdo, buscarán alguna alternativa que permita a Trump quedar bien con sus partidarios, a los que siempre les prometió que EE. UU. se retiraría. Pero la negativa a certificarlo es un error grave.

The Year Ahead 2018

The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

Order now

Como muchos israelíes, coincido con Trump en que el acuerdo internacional alcanzado con Irán en 2015 es fundamentalmente deficiente. Pero es un acuerdo ya firmado. Incluso si EE. UU. decide abandonarlo totalmente, ninguna de las otras partes (China, Rusia o los europeos: Francia, Alemania y el Reino Unido) lo acompañarán, de modo que Irán seguirá obteniendo los beneficios del acuerdo.

En tanto, Irán puede ver la retirada estadounidense como justificación para reactivar el programa nuclear, que ahora está detenido. La Ley de Revisión del Acuerdo Nuclear con Irán autoriza al presidente de los EE. UU. a no certificarlo si Irán incumple sus condiciones. Y al menos técnicamente, Irán no lo ha hecho.

Es verdad que la conducta iraní (desarrollo de misiles balísticos de alto poder, promoción del terrorismo en Medio Oriente, ciberguerra intensiva) es muy preocupante, y hay que tomar medidas que presionen a Irán para que resuelva estos temas. Pero estos no están incluidos en el acuerdo sobre el programa nuclear.

En este contexto, no certificar el acuerdo con Irán resta credibilidad a EE. UU. en relación con el control de otra amenaza nuclear: la norcoreana. Si EE. UU. puede incumplir sus compromisos internacionales arbitrariamente, ¿qué motivo tendría Kim Jong-un para negociar?

Kim será un extremista hecho y derecho, pero sus motivaciones son fácilmente discernibles. Para Kim, la posesión de armas nucleares es la protección definitiva contra una caída súbita e ignominiosa, como la del libio Muammar Qaddafi o la del iraquí Saddam Hussein. Además, el inmenso poder del ejército de los EE. UU. no le alcanza para destruir el arsenal nuclear norcoreano sin provocar un contraataque devastador sobre Corea del Sur y tal vez Japón, estrechos aliados de Washington. Eso es una carta poderosa en manos de Kim.

La única forma de disuadir a Kim es apelar a la diplomacia coercitiva para obligarlo a congelar el programa nuclear más o menos en el estado actual. Fue esa clase de diplomacia (reforzada con sanciones y una postura unida de los principales actores internacionales) lo que obligó a Irán a firmar el acuerdo.

Si la diplomacia coercitiva pierde credibilidad, Kim seguirá ampliando su programa de armas nucleares, y el riesgo para el mundo crecerá en forma exponencial (en particular, vecinos como Corea del Sur y Japón tendrán cada vez más interés en desarrollar armas nucleares propias). En tal caso, la causa de la no proliferación y el desarme nuclear (objetivos que EE. UU. persigue hace casi setenta años) puede darse por terminada.

El riesgo más inmediato es que Irán decida relanzar su programa de armas nucleares. En tal caso, es casi seguro que Egipto, Arabia Saudita y Turquía querrán desarrollar capacidad nuclear bélica propia; en realidad, puede que quiera hacerlo hasta el último dictadorzuelo del mundo. El orden internacional quedaría totalmente alterado.

Corea del Norte ya se salió de cauce, pero Irán todavía no, gracias al acuerdo vigente. El objetivo de EE. UU. tiene que ser obligar a Corea del Norte a volver al redil, no dar motivos a los iraníes para escapar ellos también.

Esto no implica que EE. UU. adopte una actitud pasiva, sino todo lo contrario: debe prepararse para el supuesto de que Irán obtenga en el futuro una capacidad de enriquecimiento de uranio que le permita construir un arma nuclear (el nivel de “breakout”, una posibilidad cierta incluso con el acuerdo actual). Es improbable que suceda de inmediato, porque el acuerdo todavía confiere a Irán importantes beneficios. Pero en unos pocos años, cuando ya no exista riesgo de perderlos, Irán tendrá menos motivos para respetar sus promesas.

Por eso, en vez de abandonar a las otras partes que ayudaron a negociar el acuerdo, EE. UU. debe consensuar una definición de breakout que facilite las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica; y debe también coordinar con los otros firmantes del acuerdo respecto de sanciones y otros castigos que se aplicarían en caso de incumplimiento real por parte de Irán.

Pero para que esto funcione, es necesario que se sienta el poder disuasorio de EE. UU. (el proverbial “palo”). EE. UU. debe estar preparado (en términos de inteligencia, armas y voluntad política) para intervenir (unilateralmente, si es necesario) y evitar que Irán siga los pasos de Corea del Norte.

Con o sin acuerdo, Irán es una amenaza seria; para Israel, sin duda, pero también para la estabilidad de Medio Oriente y, en cierto sentido, de todo el mundo. Pero por ahora esa amenaza no es existencial. Impedir que llegue a serlo debe ser la máxima prioridad ahora. Los israelíes llevamos bastante tiempo pensando seriamente en este desafío (y preparándonos para las diversas contingencias) y somos conscientes de que, por ahora, el acuerdo actual es lo mejor para nuestra propia seguridad.

En los últimos veinticinco años, seis países trataron de alcanzar estatus nuclear. Dos de ellos (Libia y Sudáfrica) desistieron. A otros dos (Siria e Irak) se los detuvo. Y los dos restantes (Pakistán y Corea del Norte) lo lograron, a despecho de la comunidad internacional. Debemos evitar que se sume Irán. Y el mejor modo es mantener el acuerdo nuclear, por malo que sea, mientras Irán lo siga respetando.

Traducción: Esteban Flamini

http://prosyn.org/GB1G00N/es;

Handpicked to read next

  1. Chris J Ratcliffe/Getty Images

    The Brexit Surrender

    European Union leaders meeting in Brussels have given the go-ahead to talks with Britain on post-Brexit trade relations. But, as European Council President Donald Tusk has said, the most difficult challenge – forging a workable deal that secures broad political support on both sides – still lies ahead.

  2. The Great US Tax Debate

    ROBERT J. BARRO vs. JASON FURMAN & LAWRENCE H. SUMMERS on the impact of the GOP tax  overhaul.


    • Congressional Republicans are finalizing a tax-reform package that will reshape the business environment by lowering the corporate-tax rate and overhauling deductions. 

    • But will the plan's far-reaching changes provide the boost to investment and growth that its backers promise?


    ROBERT J. BARRO | How US Corporate Tax Reform Will Boost Growth

    JASON FURMAN & LAWRENCE H. SUMMERS | Robert Barro's Tax Reform Advocacy: A Response

  3. Murdoch's Last Stand?

    Rupert Murdoch’s sale of 21st Century Fox’s entertainment assets to Disney for $66 billion may mark the end of the media mogul’s career, which will long be remembered for its corrosive effect on democratic discourse on both sides of the Atlantic. 

    From enabling the rise of Donald Trump to hacking the telephone of a murdered British schoolgirl, Murdoch’s media empire has staked its success on stoking populist rage.

  4. Bank of England Leon Neal/Getty Images

    The Dangerous Delusion of Price Stability

    Since the hyperinflation of the 1970s, which central banks were right to combat by whatever means necessary, maintaining positive but low inflation has become a monetary-policy obsession. But, because the world economy has changed dramatically since then, central bankers have started to miss the monetary-policy forest for the trees.

  5. Harvard’s Jeffrey Frankel Measures the GOP’s Tax Plan

    Jeffrey Frankel, a professor at Harvard University’s Kennedy School of Government and a former member of President Bill Clinton’s Council of Economic Advisers, outlines the five criteria he uses to judge the efficacy of tax reform efforts. And in his view, the US Republicans’ most recent offering fails miserably.

  6. A box containing viles of human embryonic Stem Cell cultures Sandy Huffaker/Getty Images

    The Holy Grail of Genetic Engineering

    CRISPR-Cas – a gene-editing technique that is far more precise and efficient than any that has come before it – is poised to change the world. But ensuring that those changes are positive – helping to fight tumors and mosquito-borne illnesses, for example – will require scientists to apply the utmost caution.

  7. The Year Ahead 2018

    The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

    Order now